Para ser sujeto de crédito se debe cumplir con al menos dos condiciones, indica Carlos Bambino, experto en Riesgo Crediticio, durante el webinar mensual de Aval Buró:

  1. Carácter de pago: calificación de confiable o creíble que adquiere una persona respecto al cumplimiento de un crédito.
  2. Capacidad de pago: disponibilidad de recursos monetarios (dinero) neto (ingresos menos gastos) para cubrir regularmente la deuda a contraer (para la meta que queremos cumplir).

Cuando las instituciones financieras nos ofrecen crédito es positivo porque significa que cumplimos con estas dos características.

En cambio, las siguientes situaciones complican nuestro acceso al crédito:

  1. Tener capacidad y no tener carácter
  2. Tener carácter y no capacidad
  3. No tener ni capacidad ni carácter

Otras características que se toman en cuenta a la hora de dar el crédito son las condiciones económicas, por ejemplo la pandemia por el Covid-19, con sectores económicos severamente afectados; y el capital y colateral es decir el patrimonio, ahorro y bienes que ha generado el cliente a lo largo de su vida.

En operaciones de montos más bajos se toman en cuenta el carácter y la capacidad. Es lo que normalmente necesita la mayoría de la población ecuatoriana. Así se facilita el acceso a créditos a una mayor cantidad de personas.

¿Cómo se mide la capacidad de pago?

Es el resultado de: ingresos – gastos = capacidad de pago

La capacidad de pago es una responsabilidad del individuo. Cada uno de nosotros, puede construir el ser sujeto de crédito.

Sobre el carácter de pago, Carlos Bambino, indica:

En la vida diaria imaginemos que vamos a tomar un taxi:

Opción 1: si buscamos en internet o llamamos, no sabemos quién será el taxista.

Opción 2: un conocido nuestro nos puede asesorar con alguien recomendado.

Opción 3: podemos utilizar las plataformas tecnológicas que nos dan calificaciones de los usuarios, el tiempo que está ejerciendo su trabajo, nos da la placa, la marca, el modelo y nos hace sentir seguros con relación a contratar el servicio de taxi.

La misma situación pasa en el servicio de información de crédito. Mientras más información tiene la institución financiera o casa comercial, mejor calificará la confiabilidad del sujeto.

Aval Buró de crédito es la empresa que nos permite conocer y tener información sobre el carácter de los potenciales clientes. Incluye información de bancos, cooperativas y mutualista; además amplía la información a empresas de telefonía y comercios donde las personas empiezan a mostrar su comportamiento de pago.

En la medida que hay más información, más gente tiene acceso al crédito.