Preguntas del ciudadano

Es una entidad privada regulada y supervisada por la Superintendencia de Bancos que recopila, almacena y administra datos relacionados a las operaciones crediticias con el objetivo de entregar el servicio de referencias crediticias a entidades financieras y empresas que necesiten otorgar y administrar crédito. El buró de crédito también se encarga de informar a los ciudadanos con respecto al estado de sus obligaciones crediticias, para esto el ciudadano puede acercarse a los Burós autorizados por la Superintendencia de Bancos.

Se define como servicio de referencias crediticias aquel que, mediante la recepción de información de riesgos crediticios, el mantenimiento, análisis y procesamiento de esta, permite a los usuarios del servicio identificar adecuadamente a una persona y evaluar su riesgo crediticio; determinar sus niveles de endeudamiento; su solvencia económica; así como su capacidad de endeudamiento y pago de obligaciones. Los servicios de referencias crediticias son los que entrega el buró de crédito a Entidades Financieras y Empresas (otorgantes de crédito) en algunas etapas del ciclo del crédito: Otorgamiento de Crédito- Que los otorgantes de crédito puedan levantar información crediticia referencial de un prospecto de crédito (o que requiera realizar alguna transacción comercial a crédito) con respecto a las deudas actuales e históricas que mantiene o haya mantenido el sujeto en los últimos 36 meses. En base a la información obtenida, el otorgante de crédito estima el riesgo de crédito y en base a sus propias políticas define si otorga o no el crédito; Administración de Crédito- Un otorgante de crédito también es un administrador de crédito, el mismo requiere información con respecto al estado crediticio de su cartera de clientes para administrar adecuadamente el riesgo crediticio.

Es un número obtenido a través de un sistema de evaluación predictivo y eficaz que permite estimar el riesgo de crédito de un sujeto tomando en cuenta su comportamiento de pagos actual e histórico - hasta 36 meses- con toda la información disponible del sistema crediticio ecuatoriano. El número predice estadísticamente la probabilidad de que una persona incurra en un incumplimiento en sus pagos en los próximos 12 meses. El rango del score se encuentra entre 0 a 1000 puntos, siendo 0 ausencia de información, puntajes bajos significa alto riesgo de incumplimiento y puntajes altos: riesgo de incumplimiento bajo.

Es la posibilidad de que un sujeto incurra en incumplimiento de pago en sus obligaciones crediticias, todos los sujetos mantenemos un riesgo de crédito de no pago, pero cada persona puede registrar un nivel diferente. El nivel de riesgo puede ser estimado en base a una probabilidad considerando la información de deudas y pagos obtenida de los registros crediticios actuales e históricos: Otorgamiento de crédito- Los otorgantes de crédito requieren una estimación del riesgo de crédito del prospecto para definir si pueden o no otorgar el crédito, cuando el riesgo de crédito de un sujeto es superior al esperado por la entidad, entonces el pedido puede ser rechazado; Administración de crédito- El conjunto de los riesgos crediticios de las personas que mantienen un crédito con la entidad se convierte en un valor global de riesgo crediticio de la cartera total, la entidad tiene la obligación de administrar este riesgo crediticio para mantener sus finanzas saludables.

Las herramientas de estimación de riesgo de crédito y evaluación de prospectos son diferentes en cada entidad, es decir que no todas las entidades utilizan el mismo score de crédito. Además, debemos considerar que cada entidad puede esperar un nivel de riesgo diferente, esto quiere decir que un prospecto puede ser negado para un crédito en una entidad, pero el mismo prospecto podría ser aprobado en otra. Esto normalmente sucede porque las herramientas de medición / evaluación de riesgo y la expectativa del riesgo de crédito máximo son diferentes en cada institución.

Actualmente la mayor parte de entidades financieras y comerciales utilizan un score para otorgar un crédito, esto quiere decir que mantener un puntaje de score alto abre el acceso al crédito en bancos, cooperativas, empresas de venta de electrodomésticos, incluso interviene en la definición de entrega de planes de telefonía, internet, etc. Para mantener un puntaje de score alto, el usuario de crédito debe mantener buen record crediticio histórico (desde los últimos 36 meses) que permita evidenciar que sus obligaciones mensuales son pagadas a tiempo y que normalmente no registra vencimientos.

El score de crédito hace uso de información crediticia actual e histórica del sujeto para estimar sus tendencias de pago y calcular matemáticamente una probabilidad de no pago (riesgo de crédito). Normalmente los algoritmos matemáticos toman la información positiva del sujeto (saldos al día) y la contrarrestan con la información negativa (saldos vencidos). Si la información negativa (meses con obligaciones vencidas, vencidos recientes, o importante porcentaje de la deuda vencida) tiene una relevancia con respecto a la información positiva, entonces el sujeto puede presentar un puntaje de score bajo debido a que su riesgo de crédito incrementa. Si queremos mejorar nuestro puntaje de score entonces debemos comprobar que nuestra información positiva tiene mayor peso que la negativa (pagos al día, saldo por vencer, número de meses sin estar vencido), por lo tanto para mejorar el puntaje del score se recomienda: Ponerse al día en las obligaciones vencidas, no cerrar todas las operaciones crediticias, debemos demostrar que pagamos a tiempo, por lo que será importante mantener al menos una operación crediticia abierta y demostrar que pagamos siempre a tiempo, si no registramos operaciones crediticias abiertas, aperturemos una: un plan post pago, operaciones en retails (electrodomésticos, muebles, etc.). Es importante demostrar que podemos cumplir con nuestros compromisos de pago.

Tenemos tres tipos de certificado: certificado de información crediticia de deuda actual, certificado de información crediticia de deuda histórica y certificado de información crediticia del sector público.

Certificado de información crediticia de deuda actual: score, consejo para mejorar el score, información de créditos actuales de instituciones financieras, detalle de consultas; certificado de información crediticia de deuda histórica: score, consejo para mejorar el score, información actual e histórica de instituciones financieras, gráfico de curva de endeudamiento de las operaciones al día y las operaciones en mora de los últimos 36 meses y detalle de consultas; certificado de información crediticia del sector público: información de créditos adquiridos con el sistema financiero que pertenecen al sector público.

Certificado de información crediticia de deuda actual: $6 (incluido IVA), certificado de información crediticia de deuda histórica: $7 (incluido IVA) y certificado de información crediticia del sector público: $1 (incluido IVA).

Persona jurídica: formulario de titular de información, formulario de solicitud de emisión de certificado electrónico, RUC, nombramiento del representante legal, copia de cédula del representante legal y comprobante de transferencia; persona natural: formulario de titular de información, formulario de solicitud de emisión de certificado electrónico, copia de cédula del titular y comprobante de transferencia. Para envío de documentación comunicarse al: atencion@avalburo.com

Acerca de nuestros servicios

De acuerdo con el Art. 358.- de la Ley Orgánica para el Fomento Productivo, Atracción de Inversiones, Generación de Empleo y Estabilidad y Equilibrio Fiscal, publicada en el R.O.S. Nro. 309 del 21 de agosto del 2018, se reforma el Código Orgánico Monetario y Financiero, en su artículo 357 y se establece lo siguiente: “…Las fuentes de información del sistema financiero reportarán información a través de la Superintendencia de Bancos, autoridad que proporcionará dicha información a las personas jurídicas autorizadas a prestar el servicio de referencias crediticias. Las fuentes de información correspondientes a otros sectores reportarán de manera directa la información de riesgo crediticio a las entidades autorizadas calificadas para prestar el servicio y a la Superintendencia de Bancos; sin perjuicio de que cumplan sus obligaciones legales con las Superintendencias de la Economía Popular y Solidaria y de Compañías, según corresponda, en las condiciones y periodicidad que los organismos de control establezcan.”

Si su empresa otorga o administra créditos, es importante que reporte la información en AVAL Buró: “La Superintendencia de Bancos, informará a los organismos competentes encargados del control de otras fuentes de información, sobre sus eventuales incumplimientos a las disposiciones contenidas en el marco jurídico vigente. La fuente de información crediticia es la persona natural o jurídica que, debido a sus actividades, posee información de riesgos crediticios. Son fuentes de este tipo de información las entidades del sistema financiero nacional; del sector comercial y de servicios; del sector público; las compañías de seguros y reaseguros; los fideicomisos resultantes de procesos de liquidación forzosa; las entidades sin fines de lucro que posean información de riesgos crediticios; y las otras instituciones en las que se registren daciones de pago. Para la prestación del servicio de referencias crediticias, las fuentes de información del sistema financiero nacional entregarán información relacionada con el riesgo crediticio a la Superintendencia de Bancos, en el formato y con la periodicidad que ésta determine. Las fuentes de información correspondientes a los demás sectores, reportarán esta información a todos los prestadores del servicio de referencia crediticia, incluida la Superintendencia de Bancos